News

¿Por qué hay que tener cuidado con las nuevas modas relacionadas con la salud?

¿Por qué hay que tener cuidado con las nuevas modas relacionadas con la salud?

 
En los últimos años, se han puesto de moda diferentes prácticas tal como, la alimentación orgánica, el mundo del fitness, las carreras y maratones, el crossfit, entre otros. Modas que, sinceramente, benefician a la mayoría y que los acercan a tener una vida más saludable y activa. Sin embargo, creo que muchas veces tenemos que ir un poco más allá, no para criticar, sino para evitar situaciones que estas modas puedan acarrear.
 
En el mundo del fitness, el deporte y la alimentación saludable, existen múltiples cuentas y ¨gurús¨ que comparten su conocimiento a través de redes sociales. Las redes sociales, se han convertido en una herramienta simple y eficiente para compartir información incluso, en tiempo real. Todos tenemos a la mano, información que antes teníamos que buscar en libros, preguntarle a profesionales y/o hacer investigaciones profundas. Hoy en día, solamente tenemos que darle like a una página y leer sus posts, recetas y motivaciones.
 
Todo parecería sumamente efectivo y para la mayoría de las personas lo es… ¿entonces, cuál es el problema?. El principal problema de las redes sociales, es que no discrimina a quién le esta llegando esta información. No existe un botón que podamos estripar para indicarle a alguien: ¨esto no aplica para usted, ignórelo¨.
 
¿Eso qué quiere decir? Que muchas veces, la información llega a personas que lo aplican a sus vidas sin cuestionarse si quiera, si en su caso personal, va a ser beneficioso. ¿Es culpa de las cuentas de ejercicio, nutrición y vida saludable? No. Definitivamente no. Es culpa de nosotros, los lectores, que no nos cuestionamos que no todos estamos hechos con la misma receta y que lo que le sirve a una persona, no necesariamente le sirve a otra.
 
Pongo mi caso personal porque hace un tiempo, una situación me hizo verdaderamente pensar en esto. Hace unos meses, mi cardiólogo me dijo en pocas palabras que ¨necesitás tener una dieta alta en sodio. Ponele sal a todo lo que se te ocurra porque es la única manera en que vamos a poder compensar los bajonazos de presión que estás teniendo¨. En ese momento, a mí se me hizo un corto circuito.
 
¿Alta en sodio? ¿Cómo, si normalmente tenemos la creencia popular de que el sodio prácticamente es el diablo personificado y que debemos de buscar evitarlo a toda costa? Ahí, tuve que hacer una pausa en todas mis creencias arraigadas sobre fitness y alimentación saludable y entender que, TODOS necesitamos alimentarnos de maneras distintas.
 
Pongo mi ejemplo porque es reciente y verdaderamente me marcó, sin embargo, pasa igual con las personas con síndrome de intestino irritable, personas que presentan divertículos inflamados y otras patologías que obligan a tener una dieta baja en fibra. Pero entonces, ¿no era que tenía que buscar carbohidratos integrales, aumentar mi consumo de fibra y evitar todos los carbohidratos simples? No para todo el mundo.
 
La responsabilidad es de cada uno de nosotros. Las herramientas que nos brindan las redes sociales, deberían de darnos ideas e incluso un empujón cuando estamos desmotivados y queremos buscar apoyo externo. Sin embargo, no podemos generalizar la información que leemos y no podemos dejar de buscar ayuda profesional. La salud no es una moda y aunque lo fuera, no todas las modas le quedan bien a todo el mundo.